Economía Política

Loading...

martes, 18 de enero de 2011

Tema N° 8: Los Circuitos Económicos.

CIRCUITO ECONÓMICO
El Circuito Económico es un conjunto de elementos técnicos e institucionales interrelacionados, necesarios para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, con el objetivo de lograr el bienestar de la sociedad. En la práctica, es la forma como se organiza una sociedad para producir y distribuir sus bienes y servicios.

Para lograr su objetivo todo sistema debe resolver los siguientes problemas: 1) ¿Qué producir?, 2) ¿Cuánto producir?, 3) ¿Cómo producir?, 4) ¿Con qué producir?, 5) ¿Para quién producir?

El qué y cuánto producir se denomina, en economía, como el problema de la asignación de recursos. Un país tiene que decidir que sectores se van a desarrollar. Por ejemplo, si pondrá énfasis en la agricultura o en la minería. Todo esto depende de la naturaleza de la demanda, del potencial de recursos, de la situación de los mercados y de la competitividad de cada sector.

El cuánto producir está en función de la magnitud de las necesidades de la población y de las posibilidades de exportar.

El cómo producir es el problema tecnológico y se refiere fundamentalmente a la selección de los métodos de producción.

El con qué producir es el problema de la existencia de recursos materiales, humanos, financieros, y va íntimamente ligado al problema tecnológico.

El para quién producir, se refiere al destino de la producción (mercado) y la repartición de los beneficios que ella genera; a esto último, se le conoce como la distribución del ingreso.

Todo esto va vinculado con la evolución del mercado de factores de producción, con la repartición de la propiedad de los recursos naturales y los bienes de producción, y con las políticas económicas que adopte el Estado.

Las familias necesitan tener y generar ingresos, para lo cual venden su trabajo a las empresas o al gobierno. También necesitan satisfacer sus necesidades, para lo cual deben adquirir bienes y servicios que compran a las empresas.

Además, deben pagar impuestos al gobierno a cambio de los servicios que éste presta. Por otra parte, las familias (algunas de ellas), son dueñas de las empresas, y reciben las utilidades (o pagan las pérdidas) que las empresas generen.

Por su parte, las empresas necesitan comprar trabajo a las familias para poder producir, a la vez que venden sus productos a éstas y al gobierno. Al igual que las familias, pagan impuestos al gobierno a cambio de los servicios que éste proporciona. Las utilidades que obtengan como resultado de sus ingresos por ventas menos sus costos y luego de pagar los impuestos, las entregan a sus dueños, algunas familias.

También hay ventas entre empresas, ya que ellas necesitarán los productos de otras para usarlos como materia prima en su producción.

El comercio exterior: importaciones y exportaciones
Agreguemos un nuevo ingrediente al funcionamiento del circuito: el comercio con otros países, llamado también comercio exterior.

Las empresas nacionales pueden comprar productos en otros países para usarlos en su producción o venderlos directamente a las familias o al Gobierno. Las compras que los nacionales realizan en el exterior se llaman importaciones.

Por su parte, los agentes nacionales pueden vender sus productos en el exterior. A estas ventas a países extranjeros se las llama exportaciones. Por supuesto, para los países extranjeros que nos compran los productos, esas compras serán importaciones. Lo que uno exporta, otro lo importa.

En el año X, en una pequeña ciudad de la Venezuela, cae una lluvia torrencial y hace varios días que la ciudad parece desierta.
Hace rato que la crisis viene azotando este lugar, todos tienen deudas y viven a base de créditos.
Por fortuna, llega un hombre forrado de billetes verdes y entra en el único pequeño hotel del lugar. Pide una habitación. Pone un billete de 100 dólares en la mesa de la recepcionista y se va a observar las habitaciones.
El dueño del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.
El carnicero toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.
A su turno, el criador de cerdos sale corriendo para pagar lo que le debe al abasto proveedor de alimentos para animales.
El dueño del abasto toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con María, la prostituta a la que hace tiempo que no le paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.
La prostituta con el billete en mano sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y en el que todavía no había pagado, le entrega el billete al dueño del hotel en cancelación de la deuda total.
En ese momento, baja el hombre que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va. Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!!!

MORALEJA: ¡¡¡SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada