Economía Política

Loading...

lunes, 1 de noviembre de 2010

Tema N° 5: Los Sujetos Económicos.

Los Sujetos Económicos.
Llamamos sujetos económicos a quienes realizan la actividad económica y que poseen además capacidad de decisión para realizarla.

Históricamente, el reconocimiento de sujetos económicos típicos ha oscilado entre dos polos: el Individuo y el Estado. Para los economistas mercantilistas del siglo XVII el sujeto económico esencial era el Estado, y el fin de la actividad económica era acrecentar su riqueza. Posteriormente, los economistas clásicos del siglo XVIII, que apoyaron su filosofía económica en el denominado “laissez faire” (dejad hacer), acentuaron el valor fundamental del individuo como sujeto económico. A través del libre mercado pretendían solucionar todos los problemas económicos: Adam Smith demuestra precisamente y de forma casi exhaustiva los “errores económicos” cometidos por el Estado al intervenir en la economía.

La frase "laissez faire, laissez passer" es una expresión francesa que significa "dejad hacer, dejad pasar", refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral, y mínima intervención de los gobiernos. Fue usada por primera vez por Jean-Claude Marie Vicent de Gournay, fisiócrata del siglo XVIII, contra el intervencionismo del gobierno en la economía.

Historia
En la segunda mitad del siglo XVIII, al calor de la Revolución industrial inglesa, Adam Smith desempeñó un papel muy importante en la popularización de las teorías económicas del laissez-faire, siendo considerado el padre de las teorías de libre mercado o librecambismo. La idea principal de estas teorías era la no injerencia de los estados en asuntos económicos. Según Adam Smith, había una mano invisible que guiaba a la economía capitalista por la cual la suma de los egoísmos responsables repercutiría en beneficio de toda la sociedad y el desarrollo de la economía. Las regulaciones sociales, desde este punto de vista, resultaban poco deseables.

En la Francia del siglo XVIII la expresión laissez faire era la fórmula mediante la cual los revolucionarios comprimían su programa. Su objetivo era el establecimiento de una economía de mercado sin obstáculos. Con el fin de alcanzar dicho fin abogaban por la abolición de todas las leyes que prevenían que gente más eficiente superara a competidores menos preparados.

Hoy día se utiliza como sinónimo de economía de liberalismo económico o neoliberalismo, sin embargo, la teoría laissez-faire supondría reducir drásticamente la influencia de los gobiernos empezando por abstenerse de participar en la economía. Esto también supone una masiva reducción del tamaño de los programas sociales y el predominio de la ley de la oferta y la demanda en todos los ámbitos de la vida.

No obstante desde hace más de un siglo se ha venido produciendo una evolución paulatina hacia la formación de nuevos grupos con influencia en las decisiones económicas. Estos se constituyen como auténticos grupos de presión, con el propósito de influir en el desenvolvimiento político y económico. Podemos citar como ejemplo: las asociaciones empresariales, los sindicatos, los grupos ecologistas, etc.

Asimismo, aquella situación polar entre individuo y Estado se ha ido reduciendo a un mutuo reconocimiento. Se aceptan las libertades y derechos económicos individuales, que se ejercen a través del libre mercado; por otra parte, el Estado no desempeña un papel pasivo en la economía, sino que interviene directamente en la misma para alcanzar los fines sociales.

El sujeto principal de toda actividad económica es el hombre, bien de forma individual o como integrante de un colectivo. Son sujetos económicos las personas y agrupaciones de personas que desarrollan una actividad económica.

La distinta naturaleza de las actividades económicas nos lleva a una primera distinción entre los sujetos o unidades económicas que las realizan, distinguiendo entre unidades económicas de producción y unidades económicas de consumo:

a) Las unidades económicas de producción, denominadas comúnmente empresas, tienen como finalidad la producción y/o distribución de bienes y servicios.

En cuanto a la propiedad de los medios de producción, se distingue entre:

Empresas privadas, que son las entidades creadas por iniciativa de una o varias personas que ponen en común capital y trabajo para desarrollar su actividad, con el propósito de retribuir a todos los factores productivos.
Empresas públicas, que son entidades cuyo capital está mayoritariamente controlado por el Estado u otros organismos públicos.

b) Las unidades económicas de consumo son las destinatarias finales de los bienes y servicios producidos por las empresas, siendo los integrantes de las familias los consumidores por excelencia. Entre las unidades económicas de consumo, también se encuadran las administraciones públicas, los distintos organismos dependientes de ellas y las entidades sin ánimo de lucro.

Variable Económica:
Nombre que puede adoptar cualquiera de los agregados macroeconómicos tales como inversión, inflación, consumo, ahorro, gasto, etc., para su análisis en el tiempo y en el espacio.

Inflación:Es una baja en el valor del dinero debido al alza de precios.
 
Los tipos de inflación son:

Por demanda: Es el exceso de consumo en relación a la producción de bienes y servicios disponibles.

Por costos: Es el incremento en los costos de los factores productivos.

Por sobreprecio: Es la fijación de precios sobre la base de un futuro recargo.

Estanflación: es la elevada tasa de desempleo con una elevada tasa de inflación.

Consumo: Comprende las adquisiciones de bienes y servicios de la administración pública y del sector privado, destinadas a la satisfacción de sus necesidades inmediatas. Es el proceso económico que consistente en la compra o gasto que se hace en los bienes y servicios para satisfacer las necesidades de las familias, las empresas y el gobierno.

Ahorro: Es la cantidad monetaria excedente de las personas e instituciones sobre sus gastos.
También se denomina así, a la parte de la renta que después de impuestos no se consume en el caso de las personas físicas; ni se distribuye en el caso de la sociedad.
Igualmente, se define como el porcentaje del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras a través de una cuenta de ahorros en una institución financiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada